, ,

Cuidado íntimo en verano

Llega el verano y con él las altas temperaturas, la humedad y la exposición a prendas mojadas de las partes íntimas femeninas, circunstancias que pueden llegar a ocasionar molestias por irritaciones o infecciones vulvo-vaginales o urinarias. Para prevenirlas, a continuación te daremos algunas recomendaciones de nuestros ginecólogos para disfrutar del verano manteniendo una higiene íntima adecuada y evitar cualquier molestia. 

Lo primero que hay que cuidar de manera especial es el aseo íntimo, el cual es importante durante todo el año pero mucho más en verano, debido a la humedad y a las irritaciones por cloro, sal o arena. Así, es recomendable darse una ducha después de un baño en la piscina o en el mar para eliminar estos elementos irritantes y aumentar la frecuencia de aseo íntimo. Usa siempre un jabón especialmente indicado para la higiene íntima femenina que mantenga unos niveles de pH adecuados para no irritar ni secar excesivamente la zona, lo que eliminaría las defensas naturales del cuerpo.

Una de cada cuatro consultas ginecológicas en esta época del año tiene que ver con inflamaciones vaginales, que no necesariamente conllevan una infección. Aunque no son graves, sí son molestas y además pueden repetirse en un corto espacio de tiempo.

Picor vulvar, aumento del flujo, olor desagradable… generalmente son síntomas de que el ecosistema vaginal está alterado. Y es especialmente frecuente en la menopausia debido a los cambios hormonales. De hecho, un 40% de las mujeres en esta etapa padece vaginitis (inflamación vaginal) provocada por el descenso de estrógenos.

Los cambios hormonales en la menopausia elevan el pH vaginal, hace que perdemos lubricación y la sequedad vaginal entra en escena. Si además padecemos pérdidas de orina, el uso de productos que no están diseñados específicamente para sus características nos generarán mayor irritación.

A esta situación hay que añadirle los ingredientes propios del verano: sudor, cloro de piscina, baños frecuentes, incluso jabones comunes, que van a alterar aún más el pH natural de la zona íntima y debilitar su protección natural.

Suele ocurrir en estas etapas, y es un trastorno asociado también a la menopausia y a la pre-menopausia. Os recomiendo el láser de clínica Garcilaso,  que puede ayudar en casos de atrofia, la sequedad vaginal, y las molestias, sirve tanto como en la menopausia e incluso para la mujer mayor, es un complemento adecuado cuando hay irritación física, química; o alteración de la flora vaginal habitual.

Cuántas mujeres comentan padecer estas molestias, como picor, irritación, escozor y dispareunia, (dolor durante la relación sexual) y se alarman sin una razón grave, ya que el remedio es fácil, ven a Clínica Garcilaso y te explicamos el sencillo procedimiento para tratar todas estas molestias.

 

VIA: http://www.lauradoria.com – http://www.bellezaengotas.com

Ponte en las manos de los mejores expertos: Llámanos sin compromiso 91 593 37 85 /91 591 36 97  o entra en nuestra web

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *