La higiene íntima femenina

Nunca es tarde para aprender con algunos consejos para una buena higiene íntima femenina. Si estamos limpias, nos sentimos bien, disfrutamos más de la vida y de nuestra sexualidad. Cuidar de la salud de la vulva y vagina es muy importante, pero hay que saber hacerlo bien.

Lo primero es conocer un poco el cuerpo femenino. La vulva y la vagina no son lo mismo, no deben confundirse, son los órganos de la copulación. La vulva es el conjunto de los órganos genitales externos de la mujer: clítoris, labios, bulbos, glándulas, uretra y vagina. La vagina es la conexión de los órganos sexuales externos de la mujer con el útero y la vía por donde el bebé es conducido fuera del cuerpo de la madre en el parto. Es también donde el flujo menstrual sale del cuerpo y por donde el pene entra durante las relaciones sexuales.

La piel de los genitales femeninos juega un papel muy importante en esta zona del cuerpo porque nos proporciona sensibilidad, dolor, calor, frío, tacto, presión, protección y placer. Tiene en su superficie millones de orificios y glándulas productoras de grasa y sudor.

Para cuidar bien de la higiene íntima hay que prestar atención al olor, la flora y el flujo vaginal. El flujo vaginal o moco tiene la función de limpiar, hidratar y lubricar y es producido por las glándulas de la vulva. El olor es producido por el sudor, el sebo, las secreciones vaginales, uretrales y menstruales más la descomposición de bacterias. Y mucho cuidado con la flora bacteriana, la que no se debe destruir ya que protege contra otras bacterias patógenas o dañinas.

Consejos para una buena higiene íntima femenina

– Se recomienda el uso de ropa interior de algodón, o con cubierta de algodón en la zona de los genitales y no usar todos los días tangas.

– Evitar el uso de ropa muy ajustada que hace sudar mucho más los genitales femeninos.

– Lavar los genitales con agua y jabón no de barra o perfumado, enjuagando bien y utilizando de productos específicos que permitan una limpieza profunda de de la zona íntima.

– Cambiar de ropa interior cuando esté húmeda.

– Cuando el olor de la vagina es fétido, fuerte y molesto, indica una infección vaginal, de transmisión sexual o de vías urinarias.

– No se deben realizar duchas vaginales ya que puede dañar el pH y con ello favorecer infecciones.

– No es recomendable la depilación láser porque altera el medio ambiente natural de los genitales.

– Los tampones deben utilizados cuando sea muy necesario y no de forma permanente, ya que impide la salida de flujo y bacterias. Los tampones acumulan sangre que es, en la menstruación, un desecho del cuerpo.

– Cambiar de toallita sanitaria frecuentemente y usar de preferencia las que no contienen perfumes.

VIA: http://www.diariofemenino.com

Ponte en las manos de los mejores expertos: Llámanos sin compromiso 91 593 37 85 /91 591 36 97  o entra en nuestra web

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *