,

Radiofrecuencia vaginal y otras formas de cuidar tu salud sexual

El sexo no tiene por qué empeorar después de ser madre. De hecho, cada vez hay más información y mejores herramientas para que la mujer, tras un parto, siga disfrutando igual o más de sus relaciones íntimas. Pero para eso, hay que prestar a nuestro suelo pélvico la atención que se merece.

La psicóloga y sexóloga María Felipa Gea López, recomienda la radiofrecuencia vaginal como método para mejorar la laxitud de la vagina, consecuencia de dar a luz. De hecho, como explican los especialistas de Clínica Planas, es un tratamiento rápido y eficaz que permite evitar la sensación de ‘holgura’ que sienten algunas mujeres después de haber sido madres: “Esta situación puede derivar en una disminución de las sensaciones durante el coito hasta el punto de afectar negativamente a sus relaciones de pareja. Esta relajación recibe el nombre de Síndrome de Laxitud Vaginal y puede ser debida, tanto a traumatismos durante un parto natural, como por la pérdida de colágeno consecuencia del envejecimiento”, apunta el director médico de la clínica, Jorge Planas.

Además, como explica Gea López, la radiofrecuencia no necesita ni incisiones ni periodos de recuperación, siendo, asegura, “ideal para aquellas personas que presentan una ligera flacidez en la zona vaginal, o lo que es lo mismo, en los músculos del suelo pélvico“. Sin embargo, advierte, en casos donde la flacidez es más severa, para lograr una recuperación completa habría que añadir a este tratamiento una rutina de ejercicios destinados al fortalecimiento del suelo pélvico.

En este sentido, la sexóloga aconseja incluir estos ejercicios incluso aun habiéndose sometido con éxito a la radiofrecuencia vaginal, ya que ayudaría a su prevención. “El tratamiento tiene una duración aproximada de dos años, así que si se desea conservar un suelo pélvico sano y en forma de manera continua, es imprescindible ejercitarlo aun habiendo recibido la radiofrecuencia”.

La radiofrecuencia vaginal, que está causando furor en Estados Unidos y Japón, es un tratamiento monopolar de baja intensidad que ya se había utilizado con éxito en otras partes del cuerpo, y que consiste en depositar calor en la zona genital pero manteniendo la mucosa vaginal intacta y fría durante todo el tratamiento, y la condición para someterse a él es que hayan trascurrido al menos seis meses desde el parto. También es necesario presentar un informe ginecológico que garantice la salud de la pared vaginal y la ausencia de otras patologías.

“El tratamiento completo se realiza en media hora y no produce dolor ni sensaciones extrañas gracias a la primera y a la última fase del disparo: la fase criogénica, mediante un líquido que enfría y protege la superficie. Y lo mejor es que tampoco requiere preparación previa”, añade el doctor Planas. Consiste en aplicar aproximadamente veinte disparos por sesión, distribuidos en cinco pases, cuya función es que el organismo vuelva a producir colágeno por sí mismo. “En la primera sesión, la paciente empieza a notar los resultados”, asegura el experto.

El suelo pélvico es un elemento clave en la sexualidad de la mujer, y como dice Gea López, está inevitablemente ligado al placer y a su bienestar físico y psicológico. Por este motivo, la sexóloga recuerda que además del tratamiento por radiofrecuencia, hay otros métodos que se pueden introducir en el día a día para mantener la salud de estos músculos: “Las bolas chinas, los conos vaginales o la realización de ejercicios de kegel son fundamentales para una recuperación satisfactoria”.

VIA http://www.elmundo.es

Pide cite ya en Clinica Garcilaso en los teléfonos: (+34) 91 593 37 85 ó (+34) 91 591 36 97

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *